Un vino con historia

Es el momento del brindis. Las copas se llenan entre risas y alegría. La fiesta ha comenzado. Un vino con cuerpo, aromático y con carácter acompaña unos platos deliciosos cocinados con amor. No es un vino cualquiera, es un vino con historia testigo de uno de los acontecimientos más importantes protagonizado por el hombre: el descubrimiento del Nuevo Mundo.

Ya en la Edad Media el Arcipreste de Hita lo alababa en “El libro de Buen Amor” y los médicos judíos lo utilizaban como medicina, pero va a ser Cristóbal Colón quien lo lleve en la nave “La Pinta” en su aventura ultramarina, por su alta graduación alcohólica y por su gran capacidad de aguante en las largas travesías. 

También con el nombre de “Pinta” se denominaba, en la ciudad de Toro, a una medida de vino al igual que a un pequeño trago de vino. Este nombre se convirtió en una contraseña para Colón. La Pinta va a ser la nave que guardaba el vino en sus bodegas, la primera nave que avistó tierra, con un tripulante a bordo excepcional: el vino de Toro, un tinto con historia que acompañó a aquellos hombres aventureros a hacer realidad el sueño de Colón.

En la actualidad el vino de Toro está de moda. Alrededor de 60 bodegas forman parte de la Denominación de Origen Toro. Sus vinos sofisticados y modernos han cruzado la frontera siendo conocidos a nivel internacional.